Comparte y Comenta

Acabus niega el servicio a este sector porque debe ser gratuito

*Falta de espacios para poder realizar sus actividades diarias, falta de conciencia en las personas para no ocupar los lugares destinados para estas personas, negación del servicio en el Acabus, nulas oportunidades de trabajo, y míseros apoyos gubernamentales son los factores que hacen que las limitaciones con capacidades diferentes aumente

Por: Ernesto E. Caballero Zamora5-evodio-apoyos

Un panorama complejo hasta el grado de definirlo como “parapléjico” ante la analogía de la situación, es lo que viven cientos de ciudadanos acapulqueños que tienen capacidades diferentes, para desarrollar sus actividades de manera normal en el puerto de Acapulco.

Y es que hay cuatro factores que han incidido en demasía en este sector que es considerado como vulnerable; el primero de ello es la falta de espacios para poder transitar libremente en las calles y avenidas de Acapulco, puesto no existen ni barandales ni rampas para minusválidos en las calles de Acapulco, salvo sus excepciones como lo son las avenidas Costera y Cuauhtémoc, ésta última, hechas en la última remodelación que tuvo para poder dar espacio al Sistema de Transporte Acabus.

Aunado a ello, la percepción y falta de cultura en la sociedad sobre el tema, causa conflicto cuando los pocos espacios que hay dedicados para este sector vulnerable, son ocupados y estorbados por personas que no tienen ninguna discapacidad.

El segundo de los factores que está afectando la vida de los acapulqueños con capacidades diferentes, es que el nuevo Sistema de Transporte Acabus, no está respetando el que las personas con algún tipo de incapacidad, accedan al servicio de manera gratuita.

Lo anterior fue denunciado por el señor Raúl Lázaro Macelo, miembro de este grupo vulnerable y que  o cuenta con una pierna, debido a un accidente que sufrió en años pasado, y quien asistió a la entrega de apoyos económicos por parte del Ayuntamiento que encabeza Evodio Velázquez Aguirre.

Lázaro Macelo, confirmó que al inicio el Sistema de Transporte Acabus, sin problema dejaba pasar a las personas con capacidades diferentes, pero que hoy en día tan solo los inspectores y orientadores de paradas los ven con instrumentos como muletas o sillas de rueda, y desde la entrada les niegan el ingreso.

Lo anterior con pleno conocimiento por parte de las autoridades competentes, quiénes en complicidad por omisión, no realizan acciones en favor de las personas que finalmente tiene un difícil acceso a cualquier sistema de servicio de transporte.

La queja ha sido generalizada y expresada en sondeos para parte de esta población, sin embargo la titular de la Dirección de Atención a Grupos Vulnerables del Ayuntamiento de Acapulco, Gereli Astudillo Ibarrondo, confirmó que ella no tiene ningún reporte ni denuncia al respecto de esta situación.

Por otra parte, el tercer factor que oscurece este panorama, y uno de los que más afectan a este sector, es la falta de oportunidades laborales y profesionales para que estas personas se desempeñen. Y es que salvo excepciones de grandes empresas, de las denominadas Empresas Socialmente Responsables (ESR), los que pertenecen a este sector de la población difícilmente encuentran pueden encontrar plazas laborales.

En dicho caso, cuando llegan a existir las condiciones para ser creadas las vacantes, definitivamente éstas son mal pagadas y nada bien remuneradas. Dadas las condiciones en que esta gente es contratada, las vacantes no cuentan en muchas ocasiones, con prestaciones sociales.

El último de los factores, tiene que ver con el apoyo y los estímulos que da el gobierno tanto estatal como municipal. Éste último, ofrece a las personas con capacidades diferentes la cantidad de $2,400.00 por cuatrimestre, es decir $600.00 pesos mensuales. Que dicho sea de paso, no alcanzan para el sustento de una sola persona en una semana, ya que el sueldo mínimo está establecido arriba de los $80.00

El mísero apoyo que está ofrecido a la gente que pertenece a este sector, está condicionado a la entrega de documentos que requisita el gobierno municipal a través de la Dirección de Grupos Vulnerables, y que muchas veces son expulsados o no admitidos ante la obligatoria burocracia que representa poder ofrecer un recurso como este por parte de la administración municipal.

La lista de espera oscila en las mil quinientas personas que de todas formas están esperando una oportunidad para que el padrón se renueve y puedan ingresar a este beneficio público.

Comparte y Comenta

Por adminultimahoragro

Plataforma informativa que renace de una tradición periodística con más de 40 años de experiencia. Medio cuya identidad social es la búsqueda de un periodismo crítico opinativo, marcando la diferencia con otros medios de comunicación; es decir, ser una Alternativa en el Periodismo de Guerrero.

Los comentarios están cerrados.