Comparte y Comenta

* Mientras la alcaldesa electa, muestra preocupación por los trabajadores que no han devengado su salario y tienen un retraso de pago de mes y medio, Velázquez Aguirre se muestra indiferente ante las circunstancias que azotan en Coagua y Saneamiento Básico.

Por: Ernesto Caballero

Todo parece indicar que luego de la salida del alcalde Evodio Velázquez Aguirre, su panorama se pondrá feo después de lo señalado por la Presidente electa, Adela Román Ocampo, quien ha dejado claro que si alguien tiene compromiso en actos de corrupción, desvío de recursos o desfalcos, tendrá que fincar su responsabilidad.

Román Ocampo estuvo muy activa el fin de semana pasado, y se reunió con los integrantes de la Cámara Mexicana de la Industria de la Construcción (CMIC), con quiénes acordó que las obras que se vayan a realizar en el puerto durante su gestión, serán para los constructores acapulqueños.

Pero al finalizar el evento, la alcaldesa electa, sostuvo una breve entrevista con distintos medios de comunicación. Ahí, fue muy clara en señalar que se tiene fincar responsabilidades a quien se tenga que fincar, “no es posible que se disponga de los dineros del pueblo, del patrimonio del pueblo de una manera tan irresponsable”, asentó.

Y por si fuera poco, acentuó que ella no tiene, además, compromiso con nadie, sólo con la ciudadanía acapulqueña.

A pesar del mensaje reconciliador que se ha manejado desde la envestidura de André Manuel López Obrador, Román Ocampo ha dejado ver en varias de sus declaraciones que no será omisa ante tantas faltas financieras que muestra la administración actual.

Y aunque muchas voces, consideran que el manejo mediático entre ambas personalidades, pareciera solo que se están “amarrando navajas”, deja en manifiesto que la alcaldesa electa, tiene la gran tarea de fincar las responsabilidades a quien le haya fallado a los ciudadanos acapulqueños.

Y es que solo basta considerar que la administración que Evodio Velázquez, solo sirvió para que él, su familia y sus principales allegados se enriquecieran a costa de las arcas gubernamentales, desilusionando a los miles de acapulqueños que depositaron su confianza en las urnas durante el proceso electoral del 2015.

Para tener en consideración, es que Velázquez Aguirre, pretende minimizar las circunstancias aludidas a los principales problemas de la administración a su cargo, como por ejemplo la deferencia, a los señalamientos de una nómina de más de 20 mil personas en el ayuntamiento dada a conocer por Adela Román, “como un mitote”, una mentira pues…

Mientras la alcaldesa electa, muestra preocupación por los trabajadores que no han devengado su salario y tienen un retraso de pago de mes y medio, Velázquez Aguirre se muestra indiferente ante las circunstancias que azotan en Coagua y Saneamiento Básico.

Hoy, un periódico local, da a conocer que el alcalde Evodio Velázquez Aguirre malversó 393 millones de pesos destinados para Saneamiento Básico, donde destacan recursos para compra de camiones recolectores, equipo para recolección de sólidos, la inversión para la construcción de una celda y un centro de transferencia para residuos, cuestión que a lo largo de su administración nada se cumplió.

El cierre del actual alcalde, lejos de parecer triunfalista y emotivo, debido a un alcalde joven que con su entusiasmo sacó adelante al “Nuevo Acapulco”, deja un “amargo sabor de boca” que evidenció que la clase política aspiradora (aquella que no tiene dinero), al llegar al poder, sólo utiliza las arcas administrativas del ayuntamiento para cambiarse la vida, enriquecerse y desdeñar el servicio de todo el aparato de Gobierno municipal, es decir a los propios trabajadores del Ayuntamiento porteño.

 

Comparte y Comenta

Por adminultimahoragro

Plataforma informativa que renace de una tradición periodística con más de 40 años de experiencia. Medio cuya identidad social es la búsqueda de un periodismo crítico opinativo, marcando la diferencia con otros medios de comunicación; es decir, ser una Alternativa en el Periodismo de Guerrero.