Comparte y Comenta

*Si no entendemos la posición que tenemos la ciudadanía a través de su participación, los resultados estarán lejos de lo esperado y la hecatombe económica puede alcanzar nuevamente a Guerrero.

Por: Ernesto Caballero

Cuando alguien es pequeño y se acercan los tiempos decembrina, es una estrategia de los padres de familia, el tratar de concientizar a la niñez para que los infantes se “porten bien” y ayuden en las tareas de la casa.

“No te va a traer nada Santa Claus, si no te portas bien y acatas lo que te digo”, les dicen algunos padres a los pequeños.

Hoy está pasando algo parecido en Guerrero; y es que el ciudadano gobernador con todo el aparato gubernamental está tratando, literalmente de “salvar la navidad”.

Las cifras y estadísticas del Covid-19, nos han mantenido en el límite para que el estado pase a semáforo epidemiológico en color rojo; la habilidad y los esfuerzos realizados en el gobierno estatal han sido clave para no volver a etapas de confinamiento y crisis económica.

La tarea titánica de salvar la navidad, conlleva salvar la temporada de vacaciones más importante del año, y por ende el ingreso de recursos por turismo más destacado. Y eso lo tiene muy presente el gobernador de Guerrero, que ha dado muestra, durante la pandemia a ser un hombre estadista que mide bien los movimientos del contexto, económico, social y hoy hasta de salud.

Consciente de ello, el gobierno estatal realizó un acuerdo –publicado en el periódico oficial del estado– que incluyeron medidas más drásticas, como el uso obligado de cubrebocas y algo que muchos confundieron con el famoso “toque de queda”, pero que hoy es una de las alternativas para tener la esperanza de que podamos tener una temporada exitosa de fin de año.

El gobernador ha “echado toda la carne al asador” en la recta final de este último trimestre. Desde el informe de labores que realizó el mes pasado, hasta culminar el año es la prueba que lo calificará ante cualquier expectativa que tengan los guerrerenses y que quedará al margen de lo que emitan las encuestadoras.

Reconocido él y el secretario de salud estatal, Carlos de la Peña Pintos en distintas ocasiones por el gobierno Federal, por el buen manejo de la pandemia en el estado, la administración a su cargo, enfrenta el mayor de los retos que implica la disminución de las estadísticas para poder conciliar un cierre de año exitoso para los guerrerenses.

El conjunto de medidas sanitarias, ha implicado hacer promoción en los turistas que llegan a los destinos de Guerrero, e incluso ofrecerles cubrebocas gratuitos para que lo usen obligatoriamente en lugares abiertos y cerrados; también la instalación de filtros sanitarios en las entradas de las playas, donde dichas medidas son más estrictas; así como el anuncio hecho ayer por la Directora de Comunicación Social, Erika Lührs, en cuanto a que las acciones en los mercados serán más estrictas al volverse estos lugares grandes puntos de contagios, sobre todo en los municipios donde se registran el mayores número de infectados.

En el ápice de los rebrotes, Héctor Astudillo se ha “fajado los pantalones” a pesar del costo político que esto pudiera tener; fue franco al asumir el riesgo, sin embargo, la tarea no puede ser solo hecha por el aparato estatal.

Y es que si no entendemos la posición que tenemos la ciudadanía a través de su participación, los resultados estarán lejos de lo esperado y la hecatombe económica puede alcanzar nuevamente a Guerrero.

Por ello, la gran importancia de que todos nos cuidemos; unos a otros, a las familias y a los amigos y sobre todo aquellos que tienen que salir a la calle a conseguir el pan del día a día.

Ya lo dijo el gobernador, él no puede solo, solo con la participación ciudadana podremos disminuir los riesgos de contagio para mitigar a este virus, que a la fecha de ayer, ha matado a 2,336 personas tan solo en Guerrero.

Comparte y Comenta

Por adminultimahoragro

Plataforma informativa que renace de una tradición periodística con más de 40 años de experiencia. Medio cuya identidad social es la búsqueda de un periodismo crítico opinativo, marcando la diferencia con otros medios de comunicación; es decir, ser una Alternativa en el Periodismo de Guerrero.